Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 12 de abril de 2018

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 139






















CAPÍTULO 139

LA PRIMERA LLAMADA DE UN ASESINO


Helena observó a la mujer esposada que se sentó frente a ella, al otro lado de la mesa.
Le bastó mirarla un momento para saber que Ofelia era una mujer gris, mediocre, sin carácter, sin fuerza, insegura, conformista...
Y en efecto, después de hablar con ella tuvo la certeza de que Ofelia era una víctima más de Alfredo Soriano.
Al principio Ofelia se mostró desconfiada y reservada. Sabía quien era Helena Palacios y no terminaba de entender por qué la madre de Nicolás había ido a verla.
Sentada, solo se limitaba a mirar las esposas que encarcelaban sus manos.
            Su hijo tenía un pie abrasado y estaba completamente drogado comenzó a decir Helena. ¿Puede explicarme cómo en esas condiciones fue al instituto y atacó a mi hijo?
            ¿También lo drogaron? preguntó la madre de Lucas sin apartar la vista de las manos que tenía sobre la austera mesa con signos de carcoma.
            Sí, también respondió Helena. ¿Quiénes le hicieron eso?

Ofelia no dudó en responder.
            Mi marido y el profesor de matemáticas del instituto. Ismael Cuesta.
Yo no pude hacer nada, no pude ayudar a mi hijo, tampoco al suyo. Lo siento. Perdóneme.

Lágrimas dolorosas brotaron de los ojos cansados y grises de aquella mujer gris. Todo en ella era muy gris, muy neutro.
            Nunca podré olvidar los gritos de mi pobre hijo cuando le metieron el pie en un cubo con agua hirviendo. Nunca Las lágrimas de Ofelia se multiplicaron, y Helena se estremeció.
            ¿Por qué le hicieron eso?

Ofelia levantó la vista de sus manos, y la miró. Sus ojos no tenían vida, eran dos pozos abisales.
            El profesor de matemáticas odiaba a su hijo a muerte, y quería que mi Lucas lo matara. Le dio mucho dinero a mi marido, y torturaron a mi niño y lo aterrorizaron. Lucas no era un asesino, era muy bueno, se portaba bien. El profesor de matemáticas y mi marido son dos monstruos. Los monstruos existen, son reales.
¿Puede hacerme un favor? ¿Puede matarme? No quiero vivir así, no puedo vivir recordando los gritos de mi hijo… y yo no le ayudé.

Jamás nadie le había hecho semejante petición, y Helena entendió el calvario que estaba viviendo Ofelia, la mujer del color del acero, del color del cemento.
                                                                                             ∎∎∎
Blas llegó solo al hospital, y se dirigió al pasillo donde continuaban paseando Arturo Corona y Jaime Palacios. Había convencido a Emilia Sales de que se quedara en casa y reposara asegurándole que la avisaría en cuanto hubiese una novedad sobre Nicolás.
            ¡Me alegra que esté de vuelta! exclamó Arturo Corona Tengo excelentes noticias para usted. Nicolás está en buenas manos, en las mejores.
¿Sigue obstinado en no hacerse la prueba de paternidad? Es una prueba sencilla, basta con…
            No me haré jamás esa prueba aseveró Blas, taxativo. He criado a Nico desde que tenía tres años. Es mi hijo.
            Entiendo, pero era mi deber decirle la verdad.
                                                                                            ∎∎∎
Helena cruzó la puerta principal del hospital, exhausta. Su agotamiento se debía en gran parte a lo poco satisfecha que estaba consigo misma. Después de su conversación con Ofelia desistió de su idea de ver a Alfredo Soriano. Ver a ese monstruo, como lo había llamado Ofelia, quizás la hubiera convertido en otro monstruo a ella ya que únicamente le provocaba abrasarle el pie, exactamente lo mismo que ese despiadado hombre había hecho con el indefenso Lucas. Y hubiera gozado escuchando los gritos de aquel miserable cobarde. ¿O era ella la miserable cobarde por no haberlo hecho?
Era tan fina la línea que separaba justicia de venganza en algunos casos que, a veces, resultaba muy difícil distinguir una de otra.
¿Y acaso merecían ser tratados con justicia seres como Alfredo Soriano, Ismael Cuesta, Álvaro Artiach?
Pero ella amaba la justicia, ¿y acaso tenían derecho aquellos depravados a doblegarla y hacerle renunciar a su escala de valores, a sus creencias y sentimientos?
Desechó aquel debate interno que a ninguna conclusión cabal la iba a conducir, y pensó en Ofelia.
Esa pobre mujer le había rogado que le quitara la vida. Esa desdichada mujer necesitaba una ayuda inmediata, y se la proporcionó. Ofelia iba a ser trasladada a una clínica de salud mental.
Berta no dudó en ordenar ese traslado en cuanto supo la situación de la madre de Lucas. Berta era muy buena jueza y, en ocasiones, le había solicitado asesoramiento a Helena cuando veía que abogados audaces y sin escrúpulos iban a conseguir poner en libertad a auténticos criminales.
Y es que Helena era una malabarista en cuestión de leyes. Poseía una habilidad y destreza inauditas para darles la vuelta, colocarlas del revés, moldearlas a su antojo, logrando que la justicia estuviera siempre por encima de cualquier ley.


Jaime Palacios se asombró en demasía cuando su hija se presentó en el pasillo, y vio su corte de pelo.
            ¿Qué te han hecho, Helena? le preguntó, desconcertado.

Blas no pudo evitar mirarla, y también se sorprendió del cambio en el cabello de Helena.
            ¿Quién te ha cortado el pelo? insistió el señor Palacios.
            Yo misma. Lo tenía demasiado largo, me molestaba.

Blas dejó de mirarla. Estaba demasiado furioso, demasiado herido. Y Helena, con aquella melena ondulada y alborotada, seguía trastornando su pensamiento y todos sus sentidos.
            Probablemente su marido la prefiera con el pelo más corto y ella, como buena esposa, haya querido satisfacer sus deseos intervino Arturo Corona pretendiendo echar más leña al fuego.

Blas tragó saliva con dificultad, y notó como todos sus músculos se tensaban.
            Siempre hay límites, y ninguna mujer tiene la obligación de satisfacer los caprichos extraños de un esposo replicó Jaime Palacios, picado. Mucho menos mi sobrina.

Blas, apoyado en una pared, miraba la pared de enfrente preguntándose por qué Helena permanecía callada, por qué maldito motivo no decía nada.
¿Estaba realmente casada, y era ese hombre el padre de Nico?
Entendió que no podía continuar allí o iba a cometer la mayor de las locuras.
Dijo que iba a tomar un café negro y muy cargado, y se alejó a pasos agigantados.
                                                                                       ∎∎∎
Blas aún no había probado el café, contemplaba su color oscuro… tan oscuro como se sentía él, y su móvil sonó.
La llamada era de su “amigo” Álvaro Artiach.
            Dime.
            Tienes que venir a tu casa.
            ¿Por qué?
            Porque hay tres fiambres y van a haber más si no estás aquí antes de una hora.
            No estoy para bromas, Álvaro.
            ¿Quién está bromeando? Mataré a tu madre, también mataré a Elisa si no estás aquí antes de una hora.
            ¡Te he dicho que no estoy para bromas! exclamó Blas, enervado.
            Yo tampoco estoy para bromas. Te estoy hablando muy en serio. Espera, te pasaré a tu madre.

A continuación, Blas escuchó la voz angustiada de Emilia Sales.
            ¡Blas, no vengas! ¡Hijo mío, no vengas! Álvaro se ha vuelto loco, no vengas.
            ¡Tienes que venir, Blas! ¡Tienes que venir o nos matará! Esos gritos horrorizados eran proferidos por Elisa.
            ¿Te sigue pareciendo que estoy bromeando? volvió a escuchar la voz de Álvaro Artiach Tienes una hora, ni un segundo más, procura ser puntual o despídete de tu madre y de Elisa. Nada de policía, tú solo, o las mataré.
Cuando llegues hablamos, tenemos unos asuntos pendientes. Tic-Tac… el tiempo pasa.

Álvaro Artiach cortó la comunicación.
Blas se tomó el café sin echarle azúcar, sin sentir que quemaba, sin detectar su sabor amargo.
Pagó la consumición, salió de la cafetería… y posteriormente, del hospital, a toda prisa.

Págs. 1122-1128

Próxima publicación... un jueves de mayo

Hoy os dejo esta canción de Joan Sebastian y Marisela "Nos amaremos siempre, siempre"

                                                  



Queridos lectores de El Clan Teodoro-Palacios... hoy tengo la alegría y la satisfacción de comunicaros que el próximo capítulo será el último de esta tercera parte 
Mela
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.